Cadaqués, qué bonito es

Este post va de genios, locos y de cosas extremas que no lo son tanto: Cómo unir a Penélope Cruz con Mecano y Salvador Dalí, todos juntos comiendo queso de Arzúa y lacón gallego, en Cadaqués 
Cadaqués 1923 - Salvador Dalí.  Imagen de Cadaqués en aquella época.
Cadaqués 1923  – Salvador Dalí.
Cadaqués es el pueblo más oriental de Cataluña, y de la Península Ibérica, no hace mucha falta describir sus maravillas, creo que las imágenes hablan por sí solas.
Cadaqués desde el mirador de la Iglesia de Santa María

Desde la iglesia de Santa María puedes mirar la parte Oeste del pueblo y quedarte prendado de sus casas blancas. ¿Quién no quiso alguna vez despertarse por las mañanas en un lugar como este?
En este mismo lugar, una imagen que me ha llamado muchísimo la atención, y con un contenido y un significado muy grande, sean cuales sean tus creencias religiosas o éticas:

Reloj de Sol detrás de un árbol en la Iglesia de Santa María
Reloj de Sol detrás de un árbol en la Iglesia de Santa María (Cadaqués)
 “Jo sense Sol, tu sense Fe no valem res” (Yo sin Sol tú sin Fe, no valemos nada). Y es una verdad como la copa de un pino.  No sé cual sería primero, si la gallina o el huevo. Pero si el reloj solar ha llegado a funcionar alguna vez, y seguro que funciona a ciertas horas del día, el árbol en su crecimiento diario hizo de buen filtro de rayos UV.
El Gato Azul  – Cadaqués
Pintura sobre una caja de llaves – Cadaqués
Vista desde la Casa de la Vila
Pintura sobre caja de llaves – Cadaqués
Cala de Sant Lluis – Cadaqués
Un pueblo que ha sabido a través de los años mantener su encanto, a pesar del turismo feroz que azota el litoral español, es un pueblo que merece la pena visitar. Aunque no sea fácil. He de decir que la carretera de montaña por la que hay que circular hasta llegar a este hermoso paraje, es una carretera no apta para personas que sufren de mareos. Típica carretera de montaña llena de curvas subidas, y bajadas, que hacen así aun más interesante el trayecto, y que una vez que se vislumbra el pueblo desde lo alto es como alcanzar una meta, casi como si vieras la luz. Esa luz que todas sus casas blancas emanan, aunque el día estuviese nublado, como en estas fotos. Lo mejor que puedes hacer, dejar aparcado tu coche en el aparcamiento, a precio de oro, por cierto.
Digo a precio de oro, porque es más barato aparcar en Mónaco que en Tarragona, por ejemplo. En Cataluña el negocio de los aparcamientos parece ser un negocio rentable. Aun así, deja tu coche y disfruta, que merece la pena.


El pueblo más bonito del mundo.

Su mejor embajador de todos los tiempos, esa cabeza en el límite entre la locura y la genialidad fue uno de esos personajes de los que hoy en día hay que buscarlos como aguja en un pajar, no digo en Telecinco, que eso es harina de otro costal. Él era lo que proclamaba a los cuatro vientos:  Cadaqués es el pueblo más bonito del mundo.

Y no le faltaba razón. Sigue conservando la magia de pueblo.

Yo que soy y seguiré siendo alma de pueblo, aunque viva en mil y una ciudades, lo reconozco, tu pueblo es tuyo. Y la mejor época para disfrutarlo es septiembre, cuando las masas vuelven a sus madrigueras en donde se mueven como hormigas. Ese es el mes en el que los pueblos recuperan su normalidad, la esencia perdida durante los meses de verano se vuelve a respirar y todo vuelve a su normalidad.

Lo mismo creo yo que le pasa a Cadaqués, aunque el turismo de aquí es otro tipo de turismo, un turismo que busca al genio, a Salvador Dalí.
Jean Dieuzaide: Dalí en el agua,Cadaqués
En Port Lligat puedes ver colas interminables de amantes surrealistas que adoran su obra, o simplemente adoran decir que han visitado la casa de verano de Dalí, o quien sabe, las dos cosas juntas.  Sentarse al lado de las dos barcas amarillas de Dalí y Gala, y ver como pasa el tiempo más despacio sentado en las rocas.
La persistencia de la memoria - Dalí   Relojes viendo pasar el tiempo al lado del mar, en donde parece que el tiempo no pasa.
La persistencia de la memoria – Dalí
Quizás fueran estos paisajes los que lo inspiraran en 1946 a crear esta maravilla:  Destino.  Siempre tenemos un destino, quizás hasta que no visitemos Cadaqués no lo encontremos.

Igual es surrealista, o es simplemente impresionista, pero al mismo tiempo que observamos, admiramos o  escuchamos Cadaqués en el aire, en cada una de sus calles, en cada una de sus rocas y por supuesto en cada una de sus esquinas, podemos escuchar la locura de los sabores. Igual es lo que pensó Nacho Cano y Mecano cuando en 1988 publicaron la canción: Eungenio Salvador Dalí, dentro de su disco ‘Descanso dominical’

 

EUNGENIO SALVADOR DALÍ
Dalí se desdibuja
Tirita su burbuja
Al descontar latidos
Dalí se decolora
Porque esta lavadora
No distingue tejidos
El se da cuenta
Y asustado se lamenta
Los genios no deben morir
Son más de ochenta
Los que curvan tu osamenta
“Eungenio” Salvador Dalí.

 

Bigote rocococo
De dónde acaba el genio
A dónde empieza el loco
Mirada deslumbrada
De dónde acaba el genio
A dónde empieza el hada
En tu cabeza se comprime la belleza
Como si fuese una olla expres
Y es el vapor que va saliendo por la pesa
Mágica luz en Cadaqués.

 

Si te reencarnas en cosa
Hazlo en lápiz o en pincel
Y Gala de piel sedosa
Que lo haga en lienzo o en papel
Si te reencarnas en carne
Vuelve a reencarnarte en ti
Que andamos justos de genios
“Eungenio” Salvador Dalí
 

Realista y surrealista
Con luz de impresionista
Y trazo impresionante
Delirio colorista
Colirio y oculista
De ojos delirantes
En tu paleta mezclas místicos ascetas
Con bayonetas y con tetas
Y en tu cerebro Gala, Dios y las pesetas
Buen catalán anacoreta.

 

Si te reencarnas en cosa
Hazlo en lápiz o en pincel
Y Gala de piel sedosa
Que lo haga en lienzo o en papel
Si te reencarnas en carne
Vuelve a reencarnarte en ti
Queremos genios en vida
Queremos que estés aquí
“Eungenio” Salvador Dalí

 

¿Y en dónde metemos a Penélope Cruz en nuestra historia?

Pues ya que estamos, en Mecano, la primera vez (que se sepa) que aparece en pantalla fue en el videoclip del grupo en la canción:  La fuerza del destino. ¿Casualidad o destino? 



Sinceramente no tengo ni idea si es el destino, pero ahí queda eso. Desde entonces hasta ahora ya ha llovido, “pero la fuerza del destino nos hizo repetir“, ya lo dice la canción, y no cabe duda que repetiremos, y más aún si tenemos apetito. 

¿Y el lacón gallego y el queso de Arzúa dónde lo metemos?

Ya puestos de lleno, siendo surrealistas, impresionistas, genios o ilustrados, seamos hipsters o rococós, de la alta montaña o de la baja ciudad. ¿Qué mejor que comer buena comida gallega, disfrutando de la mágica luz de Cadaqués?

Green Onions, Cadaqués

Así, como si de casualidades fueran los caminos de la vida,  de repente te encuentras comiendo en un lugar magnífico exquisita comida gallega a 1300 km de Galicia,  mirando como la mar viene y va, se acerca y se queda bailando al ritmo de Booker T & the MG’s.

Y es que Booker T. ha debido probar una buena calçotada, ¡quién sabe!, igual en Cadaqués


Comments