Coímbra II

Viaje a Portugal (III): de Fátima a Coímbra

Esta tercera parte de nuestro viaje a Portugal llega tarde, exactamente, cinco meses tarde. Pero claro, esto es un dilema, como en Airbag, ¿tarde en el tiempo o tarde en el espacio?

¡Otro dilema!

Pues como todo lo relativo en esta vida, depende. Por eso nos remontamos al principio de nuestro viaje.

Nuestro viaje comenzó a fraguarse una semana antes de coger el coche y arrancar. ¡Sí! Mi fabuloso Fiat Brava que me acompaña por medio mundo desde el año 2001.

Nazaré

 

Nazaré

La idea estaba clara. Queríamos ver en primera persona las olas y los acantilados de Nazaré. Los acantilados los vimos, las olas, para la próxima vez. Nos quedamos con las ganas, aunque para esto siempre nos quedarán los vídeos de Youtube. Se me pone la piel de gallina con tan solo pensar en la altura de los acantilados que vimos con nuestros propios ojos y compararlos con las olas que aparecen en el siguiente vídeo:

Algo de lo que arrepentirse: ir a un pueblo que es puerto costero y  no comer pescado ¡¡en Portugal!!

Nazaré II

Batalha

 

Mosteiro de Batalha II

Pero todo fue debido a una razón con sustento. Antes de visitar Nazaré visitamos Batalha, un pueblo histórico famoso que destaca por dos cosas. La primera es que aquí se encuentra una de las joyas de la arquitectura portuguesa: el Mosteiro de Batalha, declarado como patrimonio de la humanidad por la Unesco.  Por cierto, aunque la catedral por fuera llama la atención, por dentro es espectacular.

Mosteiro de Batalha

La segunda, y más vanal, debido a que descubrimos el negocio del siglo: churrasco para llevar (que no os extrañe mi sobrepeso allá por el mes de febrero).

Nazaré churrasco

Coimbra

 

Coímbra

Para mí Coímbra es una ciudad muy fácil de describir, pero muy difícil de olvidar. Si tuviese que comparar la antigua capital portuguesa, o sea Coímbra, con alguna ciudad española, la compararía con Salamanca o con Santiago de Compostela.

Filosofía en Coímbra

Se nota el ambiente universitario por todas partes.

Filosofía en Coímbra III

Además, se respira filosofía y un ambiente bohemio enrarecido por la nueva industria hostelera que intenta vender tradición al turista o viajero extranjero.

Filosofía en Coímbra V

Nosotros llegamos tarde, y se nos hizo noche demasiado pronto. No pudimos descubrir o ahondar un poco más en esta ciudad, pero, sin lugar a dudas, mereció la pena.

Filosofía en Coímbra IV

Fátima

Como también mereció la pena alojarnos en el Hotel Lagoa dos Pastorinhos. Un lugar en donde nos trataron estupendamente, a los humanos, y a Toxo. Como siempre, en la búsqueda de alojamientos en los que admitan mascotas, tanto en España (esto está cambiando) como en Portugal es difícil.

Por eso elegimos Fátima como lugar estratégico para movernos por el centro de Portugal. Porque además de ser un lugar muy buen comunicado, era uno de los pocos lugares en los que admitían a Toxo.  Si además es un lugar en el que te tratan bien, y tu perro es bien recibido, mejor aún.

Por cierto, que sepáis que en el Santuario de Fátima no están permitidos los perros.  ¡Qué pena que nos hayamos enterado demasiado tarde!

Toxo en Fátima



Comments