Filosofía de pato, comandante

Cuando miramos el mundo pasar, nuestra vida fluye como el agua. Alguna nos moja y otra se va, siguiendo su rumbo, sin pararse a perder unos segundos de su tiempo. 

Tronco fluyendo por el río WartaCuando miro el río fluir, el agua pasa como la vida, la corriente no deja que se escape nada que no quiera ser mojado, pero a su vez, todo lo inservible acaba en la orilla, como si de ahí nunca fuera a salir. 

Solo hay una cosa que me hace pensar en lo absurda que es a veces la naturaleza y a su vez la sociedad en la cual nos movemos como peces, eso sí, en el río. 

Lo que me llama la atención de todo esto, son los patos. Nadan a contracorriente, no son expulsados hacia la orilla, salvo que ellos mismos así lo decidan, y se mueven a sus anchas en un territorio aparentemente hostil, hasta para la basura.

Patos entre botellas de cerveza y basura en la orilla del río

Los patos son unos radicales. Como la palabra misma. La raíz de todas las cosas, lo fundamental, esa palabra que puesta en la corriente del río, fluye hacia el significado mismo de la ignorancia humana y que nos hace sentir basura cuando realmente estás mirando hacia otro lado, conviviendo con ella. 

La corriente le atribuye al desconocimiento de las masas su propio significado. Lo contrario siempre a la naturaleza, y a la vida.

15 segundos de Hugo Chavez by Valete on Grooveshark


Cuando veo la vida que pasó, pienso en el agua que se llevó la corriente del río, pero también pienso en el agua que evitó que nos muriéramos deshidratados de ideas. Ese agua que está ahí bien presente para recordarnos que nuestra vida no es basura a la orilla del río, para recordarnos que las ideas no tienen precio y, que el agua no nos pertenece ni nunca nos ha pertenecido. Ni a los sacrificios de nuestros antepasados ni a los nuestros mismos

Pero gracias a Dios, no sé a cuál exactamente, gracias a un Dios, existieron personas y existen, que aunque sean tildados de radicales por la corriente, exactamente por nadar en dirección contraria lo mismo que un pato, serán recordados por ser los radicales que trajeron el agua a su pueblo: fresca, transparente, y sobre todo hidratante, para que los hijos de los hijos, no vuelvan a sentirse basura a la orilla de un río. Porque esas personas fueron las mismas que nos recordaron que la vida es radical. Como lo son los patos. 


¡Pa´lante comandante!

Nolo@2013.   Dedicado a los patos.

Comments