¡Que no te tomen el pelo!

O lo que es lo mismo: Niech nie biorą Cię pod włos!(¡gracias Justyna!)

¿Hay algo más importante que el pelo?

Posiblemente, pero ni pedo, peco , pero, pecho, pego, pello, peno, peso o mismamente peto, le llegan a la suela de los zapatos al pelo. Por eso, y por desafiar cada día a la ley de la gravedad en mi cabeza cada día, le dedico este mini texto autobiográfico. 

Entonces, vuelvo a preguntar:

¿Hay algo más importante que el pelo?

Y la respuesta es: salvo que seas calvo o estés rapado: No. Bueno sí, la cara…si eres feo como yo lo bueno es siempre tener cara, y si es a cara descubierta, mejor que mejor. 



Lo primero que ves cada mañana cuando te levantas y te miras al espejo, es tu pelo, nunca en su sitio, ¡pero vaya!, ¡que felices somos de saber que continuamos teniendo cada pelo en su sitio! Alguien como yo que me asusto con facilidad, cada vez que me miro al espejo, ya ni os cuento. 








Pelo largo, pelo corto, pelo liso, pelo rizado, rubio, moreno o pelirrojo, yo que sé, estoy perdido. Siempre he creído en los cambios de imagen como una forma de reinventarme, de no permanecer estático en el tiempo, aunque a veces se me ha ido la mano, lo reconozco.

Por suerte, los señores del periódico MUNDO DEPORTIVO estaban ahí para inmortalizarlo y enseñarlo al mundo. 


Por eso, hoy por la mañana he decidido cambiar de imagen, me he puesto a buscar en Internet posibles cambios y he encontrado esta PÁGINA que describe con pelos y señales lo que estaba buscando: cortes y peinados. 


Esta página me vino al pelo porque la verdad es que no estaba muy al tanto de las posibilidades que la ciencia de la peluquería me ofrecía:  alisados, rizados, tintes de todo tipo, coletas, etc. Todo muy bien explicado para que una decisión tan importante pasase con un aprobado el test del espejo. 

Yo, que soy un tío de pelo en pecho, que me atrevo a hacer cosas extrañas ya tengo mi propia imagen a crear, las ideas están listas y bien ordenadas: 

1. Lo más radical:  A lo KISS. Cuando tengo una idea siempre empiezo por los extremos. Mi imagen social se vería un poco distorsionada y posiblemente sería un ídolo mediático de gran alcance debido a los objetivos de cámaras indiscretas, o mismamente móviles grandes de última generación con tecnología 4G que ya no se sabe si son móviles, PDA’s, o el Diario de Patricia, todo en uno.  En fin…que me gusta para una fiesta del invierno polaco: en la noche todos los gatos son pardos.
      






2.  En la misma línea:  A lo Marylin Manson.  Para dar el cante no está mal, pero igual luego me tiro de los pelos y tengo que volver a la peluquería así porque sí, y viajar a lo tonto, pues no, no es mi estilo pasar dos veces por el mismo camino si no es para volver al punto de partida, que en este caso no es la peluquería.  
Con este corte de pelo, y sus horas de maquillaje necesitaría un par de horas al día. No es el mejor modelo para ir a trabajar y saludar a tu jefe, aunque bueno…depende del tipo de trabajo que desarrolles, o jefe que tengas.  Si trabajas en un puesto de cara al público, igual se te cae el pelo, si trabajas en tu casa, diría que eres muy coqueto, porque pasarse delante del espejo dos horas para después sentarte delante de una pantalla de ordenador, pues eso…para sacarse fotos para el facebook y basta.

 


3.  Unos pequeños retoques:  A lo Amelie. Tengo que decir que, ¡no me queda mal del todo!
Una parte de mi (la buena) diría que sí a este cambio de imagen. Pelo liso hasta los hombros, flequillo mal hecho y sombra de ojos verde claro y oscuro, acompañado de un color de labios poco “extravagante”. Viendo 
esta foto lo que se me viene a la cabeza es la típica persona de centro comercial tomando un café en una franquicia de una gran cadena hostelera: así me luce el pelo









Bien, me gusta ser moreno, pero, vamos al otro extremo¿y si me tiño el pelo de rubio? 




4. Coqueto: A lo Carry Underwood. ¿Quién es? No tengo ni idea, pero sus melenas teñidas de rubio la delatan. Esas raíces negras aunque van a juego con mis cejas negras, no me acaban de convencer.  También, ya sabéis lo que se dice por ahí: “Rubia de bote, ejem ejem morenote“. Yo sería algo parecido, aunque prefiero no buscarle sentido masculino a la frase. Mejor ni lo intento…











5. En el circo de la TV: “A lo estrella de Hollywood“. Labios rojo tomate con un peinado de chúpame la punta. Tan solo me falta una Harley Davidson a juego con los labios. También he de decir que las pestañas son bastante antinaturales. Parezco una Nicole Kidman de medio pelo, versión película de terror, y de las malas. Mejor no, cambio de idea, por si las moscas.










6.  Ya puestos, “a lo Courtney Love”, añadiendo un poco de grunge a mi vida.  

Igual remuevo los cimientos de la tumba de Kurt Cobain. Pensar en esta tía me pone los pelos de punta. Como al 90% de mi generación esta persona nos da un poco de asquillo, quizás por lo que representa, o mejor dicho, lo que no representa, un “smells like teen spirit” que da náuseas. Fuera. El otro 10% en los años 90 estaba escuchando Take That, Alejandro Sanz, y los Back Street Boys. 





En fin, que creo que mejor será que me ponga en manos de un profesional de verdad. Las especulaciones hechas en casa quedan muy bien para escribir en un blog como este mismo, aunque la realidad es otra, y siguiendo con mi filosofía de artesano, personas pequeñas que hacen grandes cosas; me puse a buscar a pie de calle: 

Et voilà !  he encontrado este lugar maravilloso: 

HAIRMAKEUP, con un tío cojonudo llamado Piotr, que aparte de contagiar buen rollo, sabe lo que hace, un artesano del pelo.  



Ir a este lugar me ha recordado los típicos mítines de una peluquería de barrio española, donde sientes que hay vida además de realizar un trabajo. 

Puedes charlar (en mi caso es cojonudo porque tengo una clase intensiva de polaco), reírte, y disfrutar de un trato excelente…




…y lo mejor de todo, salir contento. Te lo digo yo, que no tengo pelos en la lengua.
                                                                          

¡Y pensar que por los pelos me tiño de rubio!   ¡Ay ay ay! Si es que no tengo un pelo de tonto



Tomar el pelo (a alguien)
Burlarse (de alguien)
Tener cara
Sin tener vergüenza
A cara descubierta
Sin disimulo, abiertamente y con franqueza
Irse la mano (de algo)
Excederse
Con pelos y señales
Con todos los detalles y pormenores
Al pelo
A punto, con toda exactitud.
De pelo en pecho
Fuerte y valiente
En la noche todos los gatos son pardos
Con la oscuridad de la noche es fácil disimular cualquier cosa rara, o buena.
Dar el cante
Resultar llamativo
Tirarse de los pelos
Arrepentirse de algo
Caérsele el pelo (a alguien)
Recibir una reprimenda, castigo o sanción.
Así me luce el pelo
Indica que estoy perdiendo el tiempo sin hacer nada
Teñirse el pelo
Cambiar el color del pelo con un tinte.
De medio pelo
Dicho de una persona que quiere aparentar más de lo que es.
Por si las moscas
Por si acaso, por lo que pueda suceder.
Ponerse los pelos de punta
Erizarse el cabello por miedo o frío
No tener pelos en la lengua
Hablar sin tapujos. Decir sin reparos lo que se piensa.
Por los pelos
Por muy poco, en el último instante.
No tener un pelo de tonto
Ser listo y avispado.






Nolo@2013. 

Comments

Translate »