Desayuno de pestillos y cerraduras

Son las ocho de la mañana. Antonio y su hijo menor están sentados perpendicularmente situados en la mesa de plástico al lado de la nevera rusa oxidada que tan buen servicio prestaba al hogar…

El día que yo me muera

El día que yo me muera

El día que yo me muera no habrá nubes, ni habrá lágrimas. El día que yo me muera habrá sido un día feliz, habrá sonrisas compañeras y claveles rojos esparcidos por el suelo, para liberar a las ánimas que algún día se escondieron y no quisieron salir.

Historia de un humilde

Historia de un humilde

Cada mañana a las doce acude a su cita habitual con el bidón de la basura. Pantalones vaqueros, camisa azul y un jersey de rombos acompañado de su inseparable mochila de deportes favorita.

Con los pies en el aire mirando hacia el suelo

Me he puesto a leer los titulares de los ocho periódicos que leo normalmente para enterarme de lo que pasa en el mundo, pero he continuado con la misma sensación de vacío; el mundo está patas arriba y yo para estar a la altura de las circunstancias debo seguir con los pies en el aire mirando hacia el suelo.

El tiempo pasa cerca

Yo te avisé, y tú no me escuchaste. El tiempo pasa cerca y deja su espinita en el aire flotando. El tiempo te está buscando y no puede describir tu historia, pero sí cambiarla. ¿Acaso no se puede parar la historia?

¿Desbordados o inundados?

Nos gusta la libertad condicional. Nos gusta decir que queremos ser libres, y nos gusta pensar en libertad. Pero, ¿realmente pensamos libremente?

EL precio de un vaso de aire fresco

Ser como un vaso de aire fresco da vida a lo que no tiene sentido. Eso pensé al situarme en el paralelo superior al mío, es decir, un metro al norte de donde me situaba todos los días para ver pasar el viento.

Nada es absoluto, nadie es relativo

Tan relativo como que la primavera no quiere levantarse porque odia la oscuridad del invierno o que el verano no duerme porque quiere recuperar la energía suficiente para dar luz al otoño.

Filosofía de pato, comandante

Cuando miramos el mundo pasar, nuestra vida fluye como el agua. Alguna nos moja y otra se va, siguiendo su rumbo, sin pararse a perder unos segundos de su tiempo.

Muy “often”…

Nos olvidamos de dónde venimos y nos preocupamos solo adónde vamos. Ocurre ‘often’ que nos faltan las palabras para expresar lo que no somos capaces de decir con gestos. Incluso a veces repetimos el ‘muy often’ cuando queremos dejar pasar el tiempo.

Fábula del perro y el WC

Había una vez un perro llamado Toxo, que por ser bello, y por ser simple, vivía en un mundo al cual no le pertenecía el mañana, porque hoy sonaba mejor. Se llamaba libertad.

La marmota que no sabía nadar

Por un momento le sobrevoló el mismo pensamiento de siempre. “¡Qué he hecho yo para merecerme esto!”. Un frío día de diciembre, la primera nevada del año, y yo aún sin saber nadar como los peces de este río”.

Translate »