Tengo Miedo

Tengo miedo. Esa es una de las frases que más me convulsionan cada vez que choca en las paredes de mis oídos para introducirse en el tímpano. Me hace estremecer y a la vez sentir un ligero odio hacia los que promulgan la cultura del miedo, que se enraíza en la mente de las personas normales como algo normal. 

 

 

invierte en miedo - 7ieteLAB español
Imagen de Olga Berrios

Igual es por mi filosofía de vida que se me hace complicado de entender; pero hoy voy a darle la vuelta. No quiero ser meticuloso ni lameculos (guiño al motero practicante de triatlón), pero hay una frase que siempre recuerdo gracias a este personaje ilustrado y que ahora modifico y adapto a la situación: claro que puedes no tener miedo, pero lo que pasa,  es que aun no sabes que puedes no tener miedo. 

 

 

¿Hay algo más beneficioso que invertir en miedo? Pues sí, visitando el perfil de flickr de Olga Berrios. Sus imágenes y fotos son maravillosas. 

Volviendo al miedo; como bien dijo más de un millón de veces Jose Luis Sampedro, una de las mentes más jóvenes que existió en los últimos años en España, flotando en medio de un mundo de mentes oxidadas:

 

Desde la primera infancia nos enseñan, primero a creer lo que nos dicen las autoridades, los padres, la mayoría y tal, el cura, el otro, tal., a creer, y luego a razonar sobre lo que hemos creído. No, no, la libertad de pensamiento es al revés. Es primero razonar, y luego creeremos en lo que nos ha parecido bien de lo que creemos. Si usted no tiene libertad del pensamiento, la libertad de expresión no tiene ningún valor”

Esta frase llena de contenido es parte de un fragmento del programa de televisión SALVADOS, un programa espléndido para conocer las cosas difíciles y no inteligibles, para posteriormente transformarlas a cosas inteligibles por el mundo normal y corriente. 

 

Para que nos enfademos, que escribamos rayos y centellas en las redes sociales, pero para que veamos con recelo el mandarlos a todos a tomar por culo, porque para el siguiente domingo tendremos un programa nuevo. No merecerá la pena salir de detrás de la pantalla. O eso nos hacen creer. 

 

 

Pero no vamos a continuar por este camino, vamos a ir al fondo a la derecha (como diría Siniestro Total)  a transformar el miedo en una sonrisa, y de paso hacer publicidad de un coche, de una marca, y ¿por qué no? De un lugar espléndido.
Y hablando de miedo, ¿quién dijo miedo? El siguiente documental publicitario trata de una historia de un cantante, en este caso LEIVA, antiguo componente del grupo Pereza, que acompañado de un ilustre periodista musical, unas cámaras, un equipo y de un CITROËN, hace el recorrido desde Madrid hasta O Grove; en este caso un lugar especial, mi casa, San Vicente.

Lo del coche, vamos a dejarlo a un lado. Simplemente decir que, todos los que me conocen, saben mi mala afición por CITROËN. No hay uno bueno. Vale, sí había (y sigue habiendo) 3 buenos:

 

 

 

 

Citroën 2CV
Citroën C-15
Citroën DS (más conocido como “tiburón”)
**imágenes extraídas de www.wikipedia.org

 

Pero la historia nos lleva a otro lado:  Una canción, un viaje, un destino.
 
UNA CANCIÓN 
 
Posiblemente la mejor canción para recordarte que el imperativo negativo en español no solo se utiliza para dar órdenes o instrucciones, denegar permisos para hacer algo…¡No! También lo utilizamos para sugerir, pedir y dar consejos, sugerir, advertir, y claro está, para expresar peticiones:

Miedo by Leiva (Pereza)

No me dejes pasar, te puedo lastimar.

No confíesen mi interior, soy un depredador.

Un impulso vital, una mirada espacial.

Me atropellas sin corazón en toda la razón.

No te ensañesconmigo, no decidaspor mí.

No te agarresa mi cuerpo, que te crece la nariz.

Tengo miedo, miedo miedo miedo,

no me gusta pensar que te tengo miedo.

Pero tú por favor, no me tengas miedo.

No me dejes hablar, te puedo desarmar.

No me digaslo que es mejor, todo es ciencia ficción.

Y en la recta final, bailaremos igual.

como dice nuestra canción, “guárdalo con amor”.

No te ensañesconmigo, no decidas por mi.

No te agarres a mi cuerpo, que te crece la nariz.

Tengo miedo, miedo miedo miedo,

no me gusta pensar que te tengo miedo.

Pero tú por favor, no me tengas miedo. (x3)

No me tengas miedo.

Y además, el primer uso del presente de subjuntivo del que debes acordarte: el imperativo negativo. 
UN VIAJE

Cada viaje tiene una historia, y esta historia es especial. Especial porque siempre que hablan de tu tierra te sientes especial, sobre todo cuando estás lejos y aprecias más que nunca las pequeñas cosas, de las que nunca habías pensado que podrían arrancarte alguna lagrimilla del ojo derecho, el de la emoción y la alegría.

 

También especial porque es la cara b de un artista, el proceso de creación y composición que a lo largo de ocho capítulos muestra cómo y cuándo la mente de un compositor empieza a dar vueltas como una imparable polea.  

 

Desde el primer capítulo la cantidad de energía positiva que emana Leiva es impresionante. Quizás por eso sus canciones tengan tanto arraigo. Pereza era un grupo al que seguía muchísimo hasta que se hicieron famosos, ahí empezó mi desapego. Pero tengo que decir, que aunque llevase años y años sin escuchar nada de nada de ellos, ni del mismísimo Leiva, a partir de hoy lo tendré más en cuenta en mis pensamientos.  A continuación todos los capítulos, del primero al octavo. Poco más que decir, tan solo,  ved, escuchad y disfrutad y si no queréis, no veáis, no escuchéis y no disfrutéis. 

 

 

 

UN LUGAR

Basta decir, que me he criado aquí. Mi infancia y juventud las he pasado recorriendo sus playas y sus montes (por aquella aun quedaban bastantes, hoy en día, en fin…). Sí, soy de San Vicente.  
 

Mi historia con El Náutico es mas bien, como la palabra dice, historia. Mi madre desde muy joven trabajó para la familia de Miguel de la Cierva. Y curioso es, que cuando El Náutico empezó a funcionar, mi abuela también era la que cada mañana iba a limpiar los estragos de la noche anterior. De esto hará unos veinte años.  Es así como yo, desde muy pequeño acompañaba a mi abuela al que hoy en día, es uno de los mejores lugares para vivir y dejar vivir. Una cita que, cualquier persona amante de la música en directo no debería dejar escapar. 

 

 

 

 

En fin Serafín, diciéndolo en tono lento pero agresivo: 

 

 

 

¡No tengas miedo! Sal ahí fuera, y que sea lo que tenga que ser.

 

 

 

Comments